Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 

LA PINTURA EN EL IMPERIO ANTIGUO EN EGIPTO

El Imperio Antiguo, también conocido como Era de las Pirámides, comienza con la dinastía IV. La capital se sitúa en Memphis.

En este período se utiliza la pintura, especialmente, en tumbas privadas, ya que ésta es notablemente más barata que el relieve, aunque no por ello se abandona totalmente este último, que aparece también coloreado en tumbas como la de Ti o Idut.

La finalidad de las pinturas en las tumbas era la de ayudar al difunto en su viaje al más allá, facilitándole el tránsito y suministrándole todos aquellos medios humanos y materiales que pudiera necesitar en la otra vida.

Se observa la aplicación de la ley de la Frontalidad , según la cual, un plano vertical corta por el centro a la figura humana de delante a atrás. También se observa que en las representaciones humanas (torso y hombros de frente y cabeza, brazos, caderas y piernas de perfil) que casi siempre se dibujan en el perfil derecho, y cuando lo hacen en el izquierdo, los objetos que llevan en las manos se representan en el lado contrario. Hay incluso casos en que se mantienen en el mismo lugar, uniendo cada brazo al hombro contrario.

Además de temas funerarios, se representan escenas de la vida cotidiana y la naturaleza, pero sobre todo textos jeroglíficos.

Merece especial mención la Mastaba de Nefermaat en Meidum (IV dinastía) y su esposa Atet, hallada por Mariette en 1875.

Nefermaat inventó una técnica, que se suponía preservaría las pinturas de su tumba. Se trataba de marcar y hacer incisiones en la pared con los contornos de las figuras que se querían pintar, y rellenarlos con la resina que se daba como capa primera a la pintura. Esta técnica fracasó, ya que las capas se iban cayendo con el tiempo.

De la misma tumba es la bella pintura de las Ocas, en la que se emplearon técnicas muy avanzadas y la misma variedad de colores que en épocas anteriores. Se trata de una pintura sobre estuco, de tres parejas de gansos (branta ruficollis, anser fabalis y anser albifrons). Utilizaron pintura al temple mineral, con emulsión de goma o huevo. Aunque los colores son un tanto artificiales e imaginativos, en conjunto dan una gran sensación de realismo, sobre todo por la estilización de las plumas. Es un subregistro de uno de los murales del corredor de la tumba, en el que se representa a los hijos de Atet cazando aves.

 

©Museo de El Cairo

Desde la V dinastía se observa un aumento de la cantidad y calidad de las pinturas. Inscripciones, textos rituales, ofrendas, encuentros del rey con los dioses. son los temas que vemos más frecuentemente en los templos. Las representaciones de la vida en el más allá son comunes en mastabas y tumbas.

 

Común a templos y tumbas, son los temas cotidianos, con representaciones humanas, animales o de objetos de uso habitual.

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual