Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 

GRANDES FARAONES DE EGIPTO

RAMSÉS II EL GRANDE.

Ramsés II fue el tercer gobernante de la XIX Dinastía, perteneciente al Imperio Nuevo. El país estaba bien estructurado y hacía un milenio que se usaba la escritura jeroglífica, su sistema religioso era politeísta.

Ramsés II nació hacia el año 1326 a.C., accedió al trono imperial hacia 1301 a.C. y murió alrededor de 1234 a.C. siendo el suyo uno de los reinados más largos de la historia de Egipto.

Durante 67 años, su gobierno fue muy importante en la civilización egipcia.

No era de origen real, sino militar. Su abuelo fue el faraón Ramsés I, general del ejército y visir, durante el reinado de Horemheb, que lo sucedió al no tener éste descendencia.Al morir Horemheb, se inicia la XIX Dinastía, conocida como la Edad de Oro de la civilización egipcia.Durante ésta, los gobernantes intentaron mantener la estabilidad del pais, dentro y fuera de sus fronteras. En la Dinastía anterior, se habían producido desórdenes generales, provocados por las nuevas ideas de Ajenaton, que implantó el monoteísmo, representado por el dios Aton. Este cambio afectó a toda la sociedad. Sus sucesores dieron marcha atrás volviendo a las ideas anteriores.

Su padre fue Sethy I (1291-1279 a.C.), y su madre la reina Tuya, hija de militares. Tuvo dos hermanos y dos hermanas, con los que vivió en Luxor.

Desde su infancia fue educado como futuro faraón de Egipto. Su educación estuvo a cargo de un preceptor, posiblemente Paser, visir de su padre, que le enseñó a escribir y leer, matemáticas , geometría, astronomía, política, religión y moral.

 


©Ramsés II, en el Templo de Abu Simbel

 

A los diez años de edad Seti I lo nombró heredero al trono de Egipto y le dio el cargo de comandante en jefe del ejército. Desde esa edad comenzó a acompañar y observar a las tropas de su padre en algunas campañas como la batalla en Libia a la edad de 15 años, y un año después, luchando junto al ejército en Siria. A los 16 años, Seti I lo asoció a su trono, haciéndolo Príncipe Regente, y participando activamente en política junto a su padre. Con 22 años luchaba en campañas, ya sin su padre, que duraban no más de dos o tres meses. El resto del año supervisaba la extracción de los materiales de las canteras para la construcción de monumentos.

"Haced que aparezca como Rey, para que yo, estando aún vivo, pueda ver su belleza. Ponedle la gran corona en la cabeza…él dirigirá el país, él estará al mando del pueblo" (Sethy I).


©Coloso de Ramsés II en el Templo de Luxor

 

Tenía 17 años cuando se casó con Nefertari, de familia noble, de gran belleza, la más importante entre sus reinas, y la más amada por él, de la que poco después nació su primer hijo, al que llamaron Amonherunemef. Después tomó una segunda esposa,Isetnofret, con quien tuvo otro hijo llamado Ramsés. La tercera esposa fue Hentmire, hermana de Ramsés. Como cuarta esposa eligió a su propia hija, Merytamón, fruto de su matrimonio con Nefertari, y poco después tomó también a una de las hijas de Isetnefret, Bentanat. Además de éstas, tuvo varias esposas secundarias y numerosas concubinas. Hay más nombres de reinas asociadas a Ramsés II que a cualquier otro faraón de Egipto. Sobrevivió a muchas de sus reinas, concubinas e hijos.

Se cree que engendró más de noventa hijos. Mostrándose orgulloso de ellos en las representaciones de muchos de sus monumentos. Varios de ellos ayudaron a su padre en los asuntos del Imperio. Incluso es posible que, al llegar a cierta edad, Ramsés necesitara ayuda de ellos para la toma de decisiones.

En el año 1290 a.C. contando Ramsés con algo más de 20 años de edad, murió Seti I y éste subió al trono como faraón del Alto y Bajo Egipto. Sus objetivos principales eran la construcción de magníficos monumentos, la estrategia militar y la descendencia, todos ellos conseguidos ampliamente.

Durante los primeros cinco años de su reinado, tuvo una vida tranquila, construyendo grandes edificios, ampliando y modificando otros.Realizó su primera campaña militar en el 5º año de su reinado. En 1286 A.C. organizó una expedición para controlar el Mediterráneo, que fue un éxito. La expansión de las fronteras hizo que el ejército se convirtiera en profesional. A los soldados se les pagaba con parte del botín, tierras y esclavos. El trabajo de soldado era hereditario.

Invadió las tierras de los hititas, grandes guerreros, con lo que al año siguiente comenzaba la Batalla de Qadesh. Una inscripción reza lo siguiente:

" Los pueblos extranjeros temblaban ante él. Sus jefes le ofrecían sus tributo, y todos los rebeldes le rendían homenaje, aterrados por el poder de su majestad…"

 

©Ramsés en Qadesh, Templo de Abu Simbel

 

Han sobrevivido documentos de ambas partes sobre la Batalla de Qadesh, cada una con diferente versión de los hechos. Pero los historiadores, buscando un término medio, relatan lo siguiente. Los hititas tendieron una trampa a los egipcios, haciéndoles creer que se encontraban a mucha más distancia de la que suponían, cuando realmente estaban muy cerca de ellos. Afortunadamente, el ejército egipcio llegó a tiempo para salva ra su rey, y no caer ante los hititas. Cada uno de los ejércitos se dio por vencedor, por lo que suponemos una especie de empate, tras lo que se firmó la paz, después de más de 20 años de luchas.

Esta paz llevó a Egipto una época de calma durante varias generaciones. A finales del año 33 de su reinado se casa con una princesa hitita, hija de Hattusil, convirtiéndose en la quinta gran esposa real, con el fin de consolidar las relaciones entre los dos pueblos.

Ya había celebrado dos fiestas jubilares, las cuales se realizaban después de 30 años de reinado y a continuación cada tres.

A este período de la historia se le asocia a menudo con el Éxodo de los hebreos. Según algunos especialistas, la ciudad de Ramesses, que se nombra en el libro del Éxodo, coincide con el lugar situado al Este del Delta que se menciona en numerosos monumentos antiguos.

La actividad constructiva fue muy importante durante su reinado. Erigió grandes templos, y trasladó la capital a Pi-Ramsés, en el Delta del Nilo. Asimismo, acabó o restauró edificaciones de épocas anteriores. Su actividad constructora fue impresionante.

Dejó su huella en cada rincón de Egipto, realizando construcciones enormes. Sus estatuas y relieves también eran los más grandes, dejando así constancia de su autoridad y su grandeza.

Todas las canteras eran de su propiedad, y las explotaba al máximo. Hizo construir más monumentos que cualquier Rey de Egipto, como forma de demostrar su poder ante el pueblo y ante el mundo.Algunos de los más conocidos son los siguientes:

-El Gran Templo de Ramsés II, situado en Abu Simbel, a 280 km del Lago Nasser. Se trata de un templo excavado en la roca y construido en arenisca. Está dedicado a los dioses Amon-Ra, Ra-Harakhti y Ptah.

 

©Ramsés y dioses en el Gran Templo de Abu Simbel.

 

-El Pequeño Templo de Abu Simbel, dedicado a la diosa Hathor, y a su esposa Neferari, está localizado en Abu Simbel, a escasos metros del Gran Templo. Igualmente, está excavado en la roca y es de arenisca. En el exterior del templo se representan estatuas de Nefertari, rodeada de las de su esposo.

-El Templo de Amada, situado a 180 km de Asuán, fue realizado por varios faraones. Ramsés II hizo una ampliación del mismo. Está dedicado a los dioses Amón-Ra y Ra-Harakhty. También es de arenisca y excavado en la roca.

-El Templo de Beit el-Wali, a 55 km de Assuan, del mismo tipo de construcción que los anteriores, y dedicado a los dioses Khnum, Amon y Anukis.


-El Templo de Wadi el-Seboua, a 140 km de Asuan, que fue dedicado a los dioses Amon-Ra, Ra-Harakhti y al propio faraón.

-Su templo funerario (Rameseum) construido paralelamente al de su padre, en las cercanias del Valle de los Reyes disponía de tres salas dedicadas a los dioses Amón, Mut y Khons. Es uno de los Templos mejor conservados de Egipto. Fue construido en el primer año de su reinado. Su sala hipostila está compuesta de impresionantes columnas muy bien conservadas. En el exterior se situaba un gran coloso del rey, actualmente destruido.

-El Templo Cenotafio, situado en Abydos,a escasos metros del Templo cenotafio de Sethy I y del Templo de Osiris. Se conserva la estructura, aunque de la fachada quedan pocos restos. Los relieves policromados se encuentran en muy buen estado

-El Templo de Karnak, la mayor construcción religiosa de la historia de la humanidad, fue contrita por varios faraones, entre ellos Ramsés II. Uno de los ejes del templo terminaba en un embarcadero que fue ocupado por una avenida de esfinges de Ramses II.
Realizó también una importante ampliación del Templo de Luxor, dedicado a las deidades Amon, Mut y Khons. Tenía antiguamente dos obeliscos de Ramsés II, uno de los cuales está actualmente en Francia.

-El Templo de Ajmin, descubierto en 2.002, y actualmente en fase de excavación.

-La Tumba de Nefertati, en el Valle de las Reinas, es la tumba más hermosa de cuantas se conocen. Ramsés hizo pintar las paredes con escenas que aseguraran a Nefertari su paso al otro mundo sin encontrar ningún obstáculo. Es posible que, dado el amor que se profesaban, su objetivo fuera poder encontrarla de nuevo en el más allá.

Nos han quedado más datos sobre la persona de Ramsés II que sobre su vida política. En 1.881 fue descubierta su momia lo cual arrojó más claridad sobre su persona. Los sacerdotes habían sacado y juntado las momias de varios reyes y reinas en lugar seguro, con el fin de evitar el saqueo. Algunos autores dudan de la identidad de las mismas, aunque en el caso de Ramsés, no hay duda, dada la avanzada edad a la que murió.

Según el estudio de su momia, se supone que en sus últimos años de vida tendría dificultad de movimiento, debido a una artrosis muy fuerte. También se observó una infección en la mandíbula inferior, que pudo ser causa de una mayor infección en la sangre, que le causaría la muerte.

Actualmente, la momia está en el Museo Egipcio de El Cairo, en una vitrina de cristal expuesta al público, en lugar de estar en el lugar que él mismo construyó para su descanso eterno, la tumba Kv7 del Valle de los Reyes.

Después de 67 años como faraón, su vida y su reinado llegaron a su fin. Tenía más de 80 años en el momento de su muerte. Para sus súbditos debió ser un día triste, ya que, por la duración de su gobierno, no habían conocido otro rey, y habían disfrutado de estabilidad y prosperidad con él durante muchos años.

Con él, Egipto conoció el mayor esplendor de su historia, tanto por su riqueza, como por la extensión de su territorio.

Su heredero fue su hijo Mineptah, fruto del matrimonio con Isetnofret, ya que tanto su primogénito como otros hermanos mayores había fallecido antes que Ramsés II. No estuvo a la altura de su padre. Después de su muerte hubo conflictos sucesorios entre los hijos de Merenptah y los otros hijos de Ramsés, consiguiendo éstos últimos continuar la línea sucesoria.

 

©Estatua de Ramsés en Abu Simbel

 

Fue enterrado en la Kv7, en el Valle de los Reyes, tal y como era su deseo. Esta tumba está actualmente muy deteriorada por las inundaciones, aunque un equipo de arqueólogos están trabajando en su restauración.

Otro grupo de arqueólogos está estudiando la Kv5, relacionada con Ramsés. Después de años de ser ignorada, y utilizada para guardar material de otras excavaciones, en 1.988 se comenzó su limpieza, extrayendo los escombros acumulados por éstas. Se descubrietron numerosas inscripciones y representaciones de Ramsés II con sus hijos, además de cerámicas, joyas y demás objetos funerarios.

La hipótesis posible es que la tumba fuera construida para enterrar a los hijos de Ramsés.

En 1.995, se descubrió la tumba completa, diseñada como un laberinto, y, posiblemente, el primer gran mausoleo familiar de la historia.La muerte de Ramsés marcó el final de una época de esplendor y prosperidad en Egipto.

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual