Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 
ÉPOCA MACEDÓNICA Y PTOLEMAICA

Muchos historiadores coinciden en dar por finalizado el Egipto faraónico tras la conquista de Alejandro Magno, pero haremos un breve recorrido por esta etapa, nombrando a los personajes más sobresalientes.

También denominada la época grecorromana, tiene su inicio en el 332 A.C., cuando Alejandro de Macedonia entró en Egipto como libertador del país, que estaba dominado por los persas. El pueblo le aceptó y lo coronaron faraón en Menfis. Su reinado fue muy breve, pero consiguió conquistar el mayor imperio formado hasta el momento.

 

©Busto de Alejandro Magno. Museo Arqueológico de Sevilla

 

Fundó su capital en Alejandría, lo que hizo a Egipto entrar en una ruta comercial muy importante.

Desde allí dirigió una campaña contra el Imperio Persa, de la que salió victorioso, y continuó hacia Babilonia, y Persépolis. Llegó a alcanzar la India, pero su ejército se negó a seguir más allá y tuvo que regresar. A su llegada se dedicó a reestablecer la ley y el orden en sus territorios. Murió a los 33 años, víctima del paludismo.

Tras su muerte, sus sucesores no supieron mantener la unidad del Imperio, repartiendo territorios entre sus generales y luchando entre ellos. Era el final del sueño de Alejandro, que quería un solo estado con multitud de razas y culturas.

Durante la dominación grecorromana, Alejandría, además de ser centro neurálgico del comercio de Egipto, fue uno de los centros culturales de mayor influencia en el mundo clásico y su famosa biblioteca -la mayor del mundo, hasta su incendio en la época de César-, creada por Ptolomeo I, reunía a los más destacados filósofos, científicos y literatos de la época. También fue Ptolomeo I el iniciador de la construcción del Faro de Alejandría, una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Ptolomeo II llevó a su mejor momento el poderío de los Lágidas por el Mediterráneo. Éste rey trasladó la capital a Alejandría y terminó la construcción de su famoso Faro. En Egipto, favoreció el desarrollo de la cultura griega. Pero su política exterior, al igual que su hijo Ptolomeo III, fue dirigida sobre todo a las luchas helenísticas, más que a la historia de Egipto, con el fin de mantener buenas relaciones con Macedonia y Grecia. Egipto había llegado a ser una potencia mundial, con una cultura brillante, buenas relaciones comerciales y una economía muy bien organizada Tras morir Ptolomeo III comenzó una época de decadencia.

Le sucedió Ptolomeo IV, un intelectual que no mostró interés por la política, delegando en su ministro Sosibio, lo que hizo que despertara el nacionalismo en Egipto. A su muerte reinó Ptolomeo V, menor de edad, hecho que, junto a la inestabilidad del país aprovecharon Filipo V de Macedonia y Antíoco III para repartirse las posesiones de Egipto. En este momento intervino Roma, que declaró la guerra a Filipo V, tras negarse a devolver los territorios a Egipto. Fue derrotado por Roma en la batalla de Cinoscéfalos.

Tras esto, Ptolomeo V fue coronado a la antigua usanza en Alejandría, y después en Menfis. Pero la situación, tanto interna como externa, ya estaba demasiado deteriorada, hecho que aprovechó el clero egipcio, logrando numerosos privilegios, como la exención de impuestos y apoyando a las monarquías extranjeras. Ptolomeo V murió envenenado.

Su hijo Ptolomeo VI también ascendió al trono siendo menor, por lo que su madre Cleopatra I fue la regente. Durante su reinado, el rey de Macedonia Antíoco IV, invadió Egipto. Pero Roma, que contaba con un ejército muy poderoso, por medio de un embajador, ordenó a los macedonios abandonar Egipto, hecho que fue llevado a cabo pacíficamente.

Todo el mundo helenístico estaba en medio de una anarquía, lo que también salpicó a Egipto, dando lugar a una serie de reinados de Ptolomeos incierta.

Tras éstos, Cleopatra VII, una joven inteligente y con grandes dotes de gobierno, subió al trono de Egipto. Se casó con su hermano Ptolomeo XIV, que, por causa de sus consejeros inició una guerra civil entre sus seguidores y los de su esposa y hermana.

Paralelamente, César protagonizó un golpe de estado en Roma, provocando una guerra civil.
Cleopatra VII, viendo que era un hombre poderoso, lo sedujo, e hizo quie se quedara varios meses en Egipto visitando los templos y monumentos. Durante este tiempo nació un hijo de ambos, Ptolomeo Cesarion.

La influencia egipcia llegó a Roma, tanto en el ámbito administrativo, cultural y social, como en el religioso. César pretendía unir Egipto y Roma. Pero días antes de su coronación fue asesinado por los republicanos. Cleopatra volvió a Egipto, y colocó como corregente suyo a su hijo.

Marco Antonio, lugarteniente de César, se unió a Cleopatra cediéndole los territorios de Creta, Fenicia y Chipre. Comenzaron los problemas con Octavio, que gobernaba en gran parte del territorio, lo que desencadenó una guerra que dejó sitiado Egipto. Marco Antonio se suicidó, Ptolomeo Cesarion fue asesinado, y Cleopatra, temiendo ser prisionera de Octavio, se suicidó haciéndose morder por una cobra egipcia o aspid. Este es el final de la historia del Antiguo Egipto, aunque su lengua y sus costumbres sobrevivieron cuatrocientos años más. Tras esto, los templos fueron cerrados, el culto politeista prohibido, y los jeroglíficos dejaron de ser utilizados. Terminaba la civilización egipcia, aunque su recuerdo y su herencia continúan vivos en todo el mundo para siempre...

 

©Relieve del templo de Philae

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual