Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 

EL BUSTO DE NEFERTITI

 

El día 6 de diciembre de 1.912, un grupo de arqueólogos dirigidos por el profesor Borchardt de Berlín, se encontraba excavando en Tell el Amarna, la antigua Akhetaton. Encontraron numerosos restos de viviendas y talleres privados, entre los que nos sonará el taller del escultor Tutmosis.

Un excavador llamado Mohammed Ahmes Es-Senussi, se halaba en el sitio 19 de la excavación, en la rejilla P47 de la zona estudiada. Entre los escombros encontró una figura de piedra arenisca prácticamente intacta, a la que solo le faltaba la pupila del ojo izquierdo y pequeños fragmentos de los lóbulos de las orejas.

Tras este descubrimiento fue tamizada toda la arena de la zona en busca de la pupila, pero solo fueron encontrados los fragmentos de oreja rotos. Posteriormente se comprobaría que nunca había sido insertada en la cavidad ocular.

 

 

 

Posiblemente este busto no fuera más que un modelo para otras esculturas, evitando así la constante presencia de la reina. Y no fue el único de esta reina encontrado en el taller.

El busto fue sacado por el grupo alemán, de forma clandestina, escondido entre trozos de cerámica rota y permanece en el Museo de Berlín desde entonces.

Tras el descubrimiento, comprobaron que se trataba del busto de Nefernefruaton Nefertiti, esposa de Akenaton, reina de la XVIII dinastía (hacia 1350ª.C). Antes de casarse con Akenaton, era una princesa de la que desconocemos su ascendencia. Su descendencia fueron seis hijas: Meritaton, Meketaton, Ankesenpaaton, Nefernefruaton-Tasherit, Nefernefrura y Setenpenra.

A continuación, analizaremos las características más destacadas de dicho busto.

Presenta un grado de perfección evidente. La piel del rostro está pintadaa en tono rojo claro, bronceado, a pesar de que el rostro femenino en el Antiguo Egipto se representaba en tonos amarillos.

 

 

Presenta un perfil suave, con la nariz recta y pequeña. Los ojos son almendrados, al estilo de Amarna, pintados con el kohl negro. Sólo tiene una de las pupilas, como explicamos anteriormente. Los labios también son característicos del estilo amarniano, carnosos, bien delimitados y esbozando una ligera sonrisa. Va pintados en color rojo.

Tiene el cuello muy estilizado y los hombros están cercenados. Las orejas son pequeñas y con gran detalle, a pesar de faltarle algunos fragmentos.

Lleva una corona muy alta de color azul, acoplada sobre una banda amarillo oro. Alrededor de la corona aparece otra banda amarillo oro, con incrustaciones rojas, azules y verdes. El collar es del mismo estilo que la banda de la corona, con fondo color oro e incrustaciones de los mismos colores.

El busto de Nefertiti representa la consumación del estilo iniciado en el reinado de Amenhotep III, delicadamente modelado. Es de tal realismo, que el escultor probablemente tuvo que estudiar a anatomía humana, para poder representar incluso los tendones de la garganta o el color de la piel.

El busto de Nefertiti es la representación de la belleza más perfecta que se conoce en el Antiguo Egipto. Quizás algún día pueda volver a estar en el lugar de donde nunca debió salir.

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual