Egipto es mi Sueño Egipto
Egiptodreams
BLOG
 

ORÍGENES DE EGIPTO

 

EL PAÍS Y EL MEDIO AMBIENTE  

Las regiones de Egipto

Egipto era, en sí mismo, una dualidad: el Alto y el Bajo Egipto.

El Alto Egipto (Ta-Shema) se sitúa en la parte Sur, y es del que más información disponemos. El Nilo delimita su actividad económica, siendo más prósperos los nomos desde Tebas a Abydos, que los que había entre Tebas y Assuan, donde el Nilo discurría más encajonado.

El resto del Alto Egipto, al igual que la Baja Mesopotamia , tiene mala inclinación del terreno, lo que favorece la extensión de las aguas, aunque dificulta su control.

El Bajo Egipto, también llamado Delta, se sitúa en la parte norte. En la antigüedad se dividía en más brazos que ahora y la línea de costa estaba hacia el interior, teniendo puerto en muchas ciudades. La separación entre Alto y Bajo Egipto estaba cerca de Menfis.

El Bajo Egipto era una región donde los asentamientos debían hacerse en alto (geziras) y llevaban una economía más ganadera que agrícola.

El Delta era una vía comercial natural para el comercio con Siria-Palestina, y por donde salían los ejércitos a través de los caminos de Horus.

De todos modos, más del 90% de la superficie egipcia es desierto, con minas y canteras, donde se llevaban a cabo las expediciones reales.

 

La influencia del Nilo

El Nilo fue justamente llamado "el río de la vida".

Con su crecida anual, inundaba y fertilizaba los campos, dando lugar a la vida y a la prosperidad en medio del desierto.

La inundación de los campos empezaba a finales de mayo, dando paso a tres meses en los que no era posible trabajar en el campo.

En la actualidad, la crecida está controlada por la Presa de Assuan, pero en la antigüedad era frecuente que alcanzara las Pirámides o el Valle de los Reyes.

Cuando la crecida era demasiado fuerte, se producían inundaciones devastadoras. Sin embargo, una crecida baja podía causar la hambruna y la muerte.

Los egipcios dividían en año en estaciones, según la inundación: Ajet (inundación), peret (cosecha) y shemu (sequía).

 

Los primeros habitantes de Egipto

Ver, más adelante, "Formación del Estado Egipcio".

 

LAS FUENTES

Tradición literaria y arqueología

Numerosos autores han dejado sus escritos sobre el país de Egipto.

Plutarco nos dejó una importante obra sobre el culto a Isis y Osiris, así como Apuleyo hace también referencia a Isis en su obra.

Egipto fue considerado por griegos y romanos una tierra de sabios, por donde todos tenían que pasar para formarse como filósofos. Era de obligado cumplimiento que la biografía de los grandes personajes incluyera la visita a Egipto.

Es el caso del fabulista Esopo o los filósofos Anaxágoras, Demócrito, Tales de Mileto, Pitágoras o Platón.

La historia y las costumbres egipcias han sido un tema recurrente en la literatura clásica. Geógrafos e historiadores dedican extensos capítulos a su estudio. Como es el caso de Herodoto, Diodoro de Sículo o Estrabón.

 

El nacimiento de la egiptología y sus principales representantes

En el siglo XVI comienzan a surgir viajeros y curiosos que escriben sobre Egipto, dejándonos informes científicos o mapas ilustrados.

Los primeros estudios vienen por parte del jesuita Atanasius Kircher, quien estudia el copto.

En el siglo XVIII, a finales, se produce la expedición de Napoleón, junto a científicos, artista y técnicos que realizaron un completo estudio del país, publicado en la "Description de L´Egypte". A partir de este momento podemos considerar el nacimiento de la egiptología.

El siglo XIX será un momento de crecimiento sobre el estudio de la historia faraónica. Comienzan a surgir buscadores, que conseguirán piezas para museos como el Louvre o el British, así como para coleccionistas privados.

Dignos de mención serían Henry Salt, Richard Lepsius, J. Gardiner Wilkison o Belzoni.

En este siglo, Champollion tradujo el contenido de la piedra Rosseta, t descifró la escritura jeroglífica.

En la segunda mitad del siglo XIX, Egipto se ha puesto de moda, y se crea el primer servicio de antigüedades a cargo de Mariette, organizando también el Museo Bulaq, precursor del Museo de El Cairo. Lo sucederá Maspero.

La excavación experimentará grandes avances gracias a F. Petrie, y el estudio de la egiptología y las fundaciones se mejorará con Gardiner o Erman.

 

La lengua egipcia

Para estudiar el mundo egipcio, hay que tener una adecuada formación lingüística que permita acceder a los documentos.

Los egipcios utilizaron distintos tipos de lengua, según las épocas: egipcio arcaico (imperio antiguo), egipcio medio o clásico (desde el primer período intermedio a la dinastía XVIII) y neoegipcio (desde el imperio nuevo), el demótico (muy tardío, con su propia escritura y el copto (última etapa).

Respecto a la lengua escrita, se desarrollaron tres sistemas:

•  Jeroglífico- se mantuvo durante toda la historia y se usó en monumentos, templos y tumbas, en pinturas y relieves. Era una escritura sagrada.

•  Hierático y demótico, sistemas de escritura cursiva, que se usaban para escribir en papiros y para elaborar documentos administrativos y textos de la vida cotidiana.

 

Periodización de la historia de Egipto

•  Prehistoria egipcia.

•  Período predinástico.

•  Época tinita (dinastía I y II)

•  Reino antiguo (dinastías III a VI)

•  Primer período intermedio (dinastías VII a XI)

•  Reino medio (dinastías XII y XIII)

•  Segundo período intermedio (dinastías XIV a XVII)

•  Reino nuevo (dinastías XVIII a XX)

•  Tercer período intermedio (dinastías XXI a XXV)

•  Época tardía (dinastías XXVI a XXXI)

 

LA FORMACIÓN DEL IMPERIO EGIPCIO

 

Los primeros pobladores, las culturas del predinástico

Las primeras comunidades neolíticas aparecen entre el VI y V milenio a.C. en El Fayum y en el Delta.

Fayum B es anterior, aunque la primera gran cultura neolítica egipcia fue Fayum A.

En esta época se cultivan cereales y lino, y se introduce la ganadería de mamíferos. También se vive de las pesca. Suponemos seminómadas.

En estos milenios llegaban al Valle del Nilo poblaciones de regiones que huían del avance del Sahara. Hasta ese momento, estoas poblaciones habían estado asentadas en wadis.

En el Alto Egipto se desarrolla la cultura de Badari, cazadores y pescadores que no están completamente sedentarizados.

A la vez, en el Bajo Egipto, se desarrolla la cultura de Merimdé basada en la agricultura.

Posteriormente, en el Alto Egipto, encontramos la cultura de Nagada, en tres fases, con una agricultura irrigada, una sociedad sedentarizada y una sociedad estratificada.

En Nagada II apareen los primeros centros políticos y sus líderes. Su cultura material se basa en la cerámica decorada y tumbas con ajuar funerario.

En Nagada III, el Alto Egipto y su cultura se fueron extendiendo al Bajo Egipto, donde estaban las culturas del El Omari y Maadi, con las que terminó.

La expansión también se produjo hasta el sur, terminando con las culturas de Nubia.

Las razones de este expansionismo y unificación de Egipto, no hay que buscarlas en una sola causa. Se trata de un cúmulo de factores comerciales, demográficos, militares, económicos, etc. Aunque el interés por las utas comerciales parece ser el más importante.

Durante años, se supuso la anexión del Bajo Egipto por el Alto Egipto, en tiempos de Narmer, aunque hoy se sabe que la unificación se produjo con anterioridad.

Ya en Nagada III constata una misma cultura material.

 

La unificación política

Las razones de la unificación política de Egipto y el nacimiento de un Estado son muy debatidas.

Actualmente se piensa que pueden no deberse a un solo factor, sino a un cúmulo de los mismos (comercial, demográfico, militar, económico, etc.) aunque tiene especial incidencia el deseo de controlar las rutas comerciales, o la neceada de construir una ideología en torno a unos líderes.

Se sabe ahora, tras el estudio de la Paleta de Narmer y la situación, que la unificación de Egipto se había producido antes de Egipto se había producido antes de la misma, y que este impulso partió de Hierakómpolis.

El medio geográfico también condicionó los acontecimientos.

 

El período tinita: dinastía I, Narmer y sucesores

La unificación de Egipto fue el resultado de la unión entre diferentes entidades políticas que existieron en Nagada II y de dos realidades geográficas: el Alto y el Bajo Egipto, así como unas estructuras jerárquicas y sociales propias.

Egipto fue desde el principio, un estado territorial, debiendo elaborar unos símbolos de poder y una religión común a todas las comunidades, que no rechazara sus creencias anteriores. Todo esto ocurrió en las dos primeras dinastías.

El primer rey de la I dinastía, según las fuentes, fue Narmer, el primero representado con la doble corona, del Alto y Bajo Egipto. El descubrimiento de su paleta llevó a pensar en la conmemoración de la unificación de Egipto, mediante la conquista del Bajo Egipto por parte de Narmer. Pero Egipto estaba unificado al menos desde hacía cien años, y puede que la paleta tenga significado simbólico, o represente algún tipo de expansión en Egipto.

Le sucedió Aha, también (como el anterior) identificado en el pasado con el mítico Menes.

Le sucedieron a éste seis reyes y una reina (Merneith), de los que destacamos a Den, por tener más información de él, gracias a la Piedra de Palermo.

Con él aparecen los títulos de rey del Alto y Bajo Egipto. Durante su reinado las crecidas del Nilo fueron excelentes.

Fue un gran impulsor de las obras públicas, canales y trabajos de irrigación, templos y tumbas. Se le conoce la primera fiesta Sed (jubileo).

Respecto a Merneith, probablemente se trató de la primera mujer-faraón y podría haber estado relacionada con Den.

El final de la I dinastía pudo venir por una situación de tensión.

 

 

 

La II dinastía: de Hotepsekhemuy a Khasekhemuy

El primer rey de la II dinastía es Hotepsekhemuy (los dos poderes están apaciguados), nombre significativo por la situación del país. Se pierde el nombre de Horus de los serekhs, apareciendo Seth.

Aunque durante la II dinastía en Egipto tienen numerosas luchas internas, probablemente debidas a la unificación del país y la dificultad por asumir la instauración de un estado unificado. Le sucedieron siete reyes más.

Uno de los más importantes fue Peribsen, durante cuyo reinado estos enfrentamientos eran más importantes. Unos reinados confusos, en los que la necrópolis se estableció en Saqqara.

El último rey de la II dinastía fue Khasekhemuy, con el que se volvió a recuperar el nombre de Horus en el serekh, aunque se mantuvo el nombre de Seth. Con este rey se produjo una transición a la III dinastía.

Durante esta dinastía, la administración estaría muy jerarquizada, y los cargos de más responsabilidad recaían sobre los familiares del rey. El gobierno y la administración venían directamente del palacio, y una de sus prioridades era la construcción de canales para irrigación.

Respecto a los templos, aún no se conoce mucho, aunque se supone que el rey les haría ofrendas.

En relación a la política exterior, encontramos representaciones del faraón derrotando a sus enemigos de Egipto.

 

Características del estado tinita

Conocemos muy poco de la administración del estado tinita.

Se trataba de una administración muy jerarquizada, conde los cargos más importantes recaían sobre los allegados al rey. El gobierno y la administración eran controlados directamente por el rey.

Respecto a la administración provincial, se caracterizaba por la importancia del nomo y del comarca.

Se excavaban canales de irrigación y se organizaba su conservación. También existían tribunales de justicia.

 

B ibliografía utilizada:

.  Sanmartín, J y Serrano, J.M. Historia Antigua del Próximo Oriente, Mesopotamia y Egipto.

.  Pérez Largacha, A. Historia Antigua de Egipto y Próximo Oriente.

.  VVAA. Manual de Historia Universal. Tomo II. Antiguo Oriente.

.  González Wagner, C. Temas del Curso Superior de Egiptología (IVCH) referentes a Historia del Antiguo Oriente.

•  Vázquez Hoys, A. Historia del Mundo Antiguo y Próximo Oriente.

 

Marta Gracia Pérez Torres

Registrado en la propiedad intelectual. Puede utilizarlo citando la fuente.

 

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual