Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 

LA ÉPOCA PALEOBABILÓNICA

LOS REINOS AMORITAS ISIN Y LARSA, Y BABILONIA

 Los nómadas del período paleobabilónico

Estos nómadas semitas occidentales, llamados amorreos, fueron protagonistas en estos siglos, aunque ya estaban nombrados en los textos acadios.

Durante la III dinastía de Ur, se empieza a hacer referencias a sus actividades, siendo consideradas, en un mundo urbano, como una población belicosa y amenazante que continuamente presionaba las fronteras. Por ello, Amar-Sin construyó un muro contra ellos.

En otros documentos se habla de grupos de origen amorreo, que vivían en algunas ciudades mesopotámicas, y que eran utilizados por la administración para actividades, como soldados.

También se les ha llamado Martu, en sumerio. Eran semíticos occidentales, y se expansionaron desde la franja Sirio-Palestina. Sus primeros movimientos guardan relación con las campañas de Sargón y Naram-Sin, y que provocaron la desaparición de estructuras urbanas y sociales, sobre todo en Ebla.

El final de Ebla coincide con un período de crisis a favor de la ruralización y los movimientos de población, empeorado por las condiciones climáticas.

Todo indica un proceso de penetración y expansión muy lento, que fue diluyéndose a medida que entraba en el mundo mesopotámico,

Su organización era de tipo tribal, introduciendo un sistema de relaciones diferentes, al no estar vinculado al templo o al paladio, razón por la que muchos cambios de la sociedad se atribuyen a ellos.

En estos siglos se abandona el culto a los reyes. Tenían una religiosidad diferente, y, aunque asimilarán a sus dioses, ritos y ceremonias, también introducen a los suyos.

Frecuentemente se ha establecido un paralelismo entre la penetración de los amorreos en Próximo Oriente, y el intento de penetración de los asiáticos en Egipto, en tiempo de Amenemhat I.

Se trataba de un pueblo nuevo, que fue asimilando las costumbres orientales y perdiendo sus señas de identidad, incluida su lengua.

 

I dinastía de Isin

Los reyes de las dinastías de Isin y Larsa se consideran continuadores de la III dinastía de Ur.

En la dinastía de Isin, con una duración de 100 años, sus reyes se muestran continuadores de la voluntad divina, ya que la realeza descendió de los cielos de Isin.

Esta dinastía no es la única que existía en la llanura aluvial, coexistiendo con muchas otras.

Se trata de una fragmentación política de Mesopotamia, fruto de un período de crisis. Aunque este declive no va en detrimento de la vida urbana.

La dinastía de Isin comienza con Ishbi-Erra, alto funcionario de Ibbi-Sin, rey de Ur.

De tiempos de Ishme-Dagan se conserva la primera amnistía fiscal, muy frecuente a partir de esta época, y que nos da idea de los problemas de endeudamiento de la población.

El rey más conocido fue Lipith-Istar, famoso por el conjunto de leyes que emitió, en cuyo prólogo asegura ser rey de Sumer y Akkad, designado por los dioses.

Su actividad estuvo encaminada a restaurar la justicia y el bienestar de la población, así como a cancelar sus deudas.

 

I dinastía de Larsa

La supremacía de Larsa duró otros 100 años y se caracterizó por la lucha constante por la supremacía en Sumer y Akkad.

Fue fundada por Naplatum, amorreo, como el resto de sus reyes. También tuvo que convivir con otras dinastías en otras ciudades-estado.

Llegó al trono Rim-Sin, principal rey de la dinastía, y cuyo reinado fue el más largo.

Logró capturar a Isin y alcanzar supremacía en la región. Aunque en la segunda parte de su reinado ascendió Babilonia con Hammurabi, y él no participó en la coalición organizada por Hammurabi.

La verdadera importancia de estos dos siglos de convivencias y luchas fueron las nuevas dinámicas de explotación de los campos, el comercio y la administración, estableciéndose una iniciativa privada y avances, sobre todo en agricultura.

 

EL ASCENSO DE BABILONIA

 

La unificación de Sumer

Los orígenes de Babilonia se remontan a tiempos acadios, cuando era un pequeño asentamiento.

Después de la fragmentación política, Babilonia fue una ciudad más.

La Lista Real de Babilonia comienza con Subu-Abum, que conquistó esta ciudad e inició la I dinastía.

El reinado de Subu-Amun trajo un período de expansión, alcanzando todo Akkad en los tiempos de su hijo Sumu-la-El. Éste rodeó la ciudad de una gran muralla y derrotó a la ciudad de Kish. Durante este tiempo, Babilonia convivió con las dinastías de Isin y Larsa, y los reinos de Eshnunna y Mari.

La información para conocer Babilonia es muy poca, debido a la existencia de una capa freática sobre sus restos. La poca que hay procede de los archivos de Mari.

Sufrió una etapa de declive, tras un esplendor breve, lo que no impidió que fuera el centro cultural más importante de toda Mesopotamia.

 

El reinado de Hammurabi

 Hammurabi era el sexto rey de la dinastía amorita. Su época nos es conocida gracias a la cantidad de documentación existente en los archivos de Mari y Babilonia.

Cuando accede al trono, su extensión se limita a las ciudades más próximas, y su poder era muy reducido.

En los últimos años de su reinado, cuando los reyes rivales eran ya maduros, aprovechó la debilidad para expansionarse y unificar toda Babilonia.

En sus primeros años, fortaleció sus posiciones en el sur, realizando alianzas, hasta que el oponente se hacía débil.

Comenzó sus conquistas con Uruk y con Isin. En el año 29 de su reinado encabezó una coalición que derrotó a Elam, Una detrás de otra, fueron cayendo Larsa, Asiria, y el reino de Eshnunna y Mari.

A pesar de estas victorias, Asiria y Elam permanecieron independientes, pero reconociendo la supremacía de Hammurabi.

Estas conquistas fueron importantes para el control de las rutas comerciales.

El reino de Hammurabi se extendía por todo el territorio de Mesopotamia. Lo que lo llevó a nombrarse "rey de las cuatro regiones".

Todas estas conquistas le reportaron muchas tierras que repartía entre sus funcionarios y nobles. Fue importante el Ilkum, o tierras a cambio de la prestación de servicios.

Fue un gran constructor, destacando sus templos, fortificaciones y obras de irrigación.

Su preocupación por la unificación de todo el territorio le llevó a crear un conjunto de leyes recogidas en el código de Hammurabi. Mantuvo el mismo tipo de administración que encontró, aunque con personal de su confianza.

Promovió una reforma religiosa, con Marduk como dios principal, que ayudó a mantener la unidad del país.

Con su muerte, sus conquistas y su reino fueron desapareciendo, produciéndose una división política. Toda esta confusión fue aprovechada por los casitas, para ir entrando en la región, terminando esta dinastía con Samsu-ditana, al caer la ciudad en manos del hitita Mursilis I.

 

Los sucesores de Hammurabi

A la muerte de Hammurabi, el imperio comenzó a disgregarse, a la vez que entraban los casitas, procedentes de los Zagros.

La I dinastía de Babilonia perduró hasta 1595, cuando Mursili I la conquistó.

El sucesor de Hammurabi fue Samsu-iluna, que obtuvo una victoria sobre los casitas.

 

La organización del estado amorita

La responsabilidad de la administración recaía en la figura del rey, ayudado por consejeros y otros colaboradores. Pero él supervisaba cada asunto.

Se trataba de una administración muy organizada, mantuvieron la misma que encontraron, centralizada, aunque sustituyendo a los cargos más importantes por personas de su confianza, permitiendo asambleas locales.

Estas asambleas (puhrum) administraban los bienes municipales, recaudaban impuestos, arrendaban tierras y hacían labores de justicia en pequeñas disputas.

 

Sociedad y economía amorita

Las clases sociales amoritas se clasificaban en:

•  Awilum: hombres libres de clase alta. Formaban la asamblea ciudadana.

•  Mushkenum: el pueblo, gente que trabajaba para el templo o palacio, o particulares.

•  Wardum- esclavos con personalidad jurídica.

•  Asiru- esclavos sin estatuto jurídico. Eran prisioneros de guerra.

Además, existían clases independientes y servicios prestados:

•  ilkum: concesiones que hacían a personas que trabajaban en el templo a cambio de prestaciones civiles o militares.

•  Redum- campesinos que, en períodos estacionales, hacían de policías o soldados.

•  Naditum: sacerdotisas que realizaban numerosos negocios. Vivían y trabajaban en el claustro, aunque tenían sus propias riquezas.

Respecto a la familia, eran monógamos, aunque si la mujer era estéril, se permitía al hombre tener concubinas. Si se divorciaban, la mujer conservaba su dote. Podían adoptar hijos.

En caso de muerte, heredaban primero los hijos de la esposa principal.

En el ámbito de la economía, la propiedad de la tierra estaba en manos del estado, el templo o los particulares. El estado tenía una cancillería que controlaba directamente la explotación de sus tierras, trabajadas por granjeros, colonos o peones del estado, o funcionarios.

Para el comercio interno, existía el tamkarum o prestamista, cobrador de impuestos y mercader. Controlaba el comercio y dependía directamente del rey. De éste también dependía el comercio internacional.

 

La civilización Paleobabilónica

La cultura paleobabilónica experimentó un gran avance, especialmente con Hammurabi, empezando por la lengua, que llegó a su máximo nivel clásico.

Hay un avance en literatura, sobre todo religiosa y épica, y en la copia por parte de los escribas de libros de matemáticas, astronomía y diccionarios de sumerio.

Se crean las "edubas" o casas de las tablillas, que eran los centros del saber y la cultura, dirigidas por el ummia. En ella se instruía a los escribas, con una formación muy rigurosa, ya que eran personas de mucha responsabilidad.

Su trabajo era la contabilidad, además de redactar cartas, testamentos, contratos, copia de documentos antiguos.

Respecto a su arte, nos han quedado templos y palacios, como el Complejo de la Ciudad de Mari, el Palacio de Uruk, el Templo de Ishtar-Kititum o el Templo y Zigurat de Rimah.

 

La Babilonia casita

Hacia la mitad del II milenio se instalan los casitas en Babilonia. Su penetración se inició a la muerte de Hammurabi, cuando su imperio comenzó a disgregarse. Cuando Mursili I conquistó Babilonia, los casitas tomaron el poder y ocuparon el trono.

Los casitas se autollamaban galzu. Se suponen de tribus nómadas que vivían en las montañas de los Zagros. Estaban familiarizados con el carro de combate y los caballos, y tenían superioridad militar.

Durante el reinado de Agum II, la estatua de Marduk volvió a Babilonia, derrotaron a las dinastías del País del Mar y reunificó la Baja Mesopotamia.

Se conocen, en la Lista Real Sumeria, 36 reyes casitas. Aunque hay problemas con las Fuentes, ya en la Lista Real Babilónica pone a un rey de los Pueblos del Mar como conquistador del norte de Mesopotamia, y a los casitas dominando más tarde.

Se adaptaron a la cultura babilónica, aportando el caballo, el carro de combate, y la medición del tiempo relativo, según tiempos de reinado.

Era una sociedad feudal, aunque su forma de gobierno era la monarquía.

Tuvieron buena relación con Egipto, como se aprecia en las tablillas encontradas en Tel-El-Amarna. Se trataba de archivos de Akhenaton (350 tablillas), en los que se entiende cómo era la diplomacia y la política internacional.

En estas cartas se comunican Amenhotep III y Amenhotep IV, por parte de Egipto, y Kadashman-Elil y Burnaburiash II por parte casita, entre otros.

Karaindash unificó toda Babilonia en un solo territorio, siendo tanto él como su sucesor Kurigalzu, aliados de Egipto.

Lo sucedió Burnaburiash II, que mantuvo l paz a pesar de las guerras exteriores.

Se dispone de pocas fuentes, incluyendo la Historia sincrónica, del siglo VIII, que describe las relaciones de Asiria y Babilonia, así como los archivos de Nippur, con otras 12.000 tablillas. También se conservan la Crónica de los Reyes Antiguos y la Crónica Weidner.

La Babilonia casita tuvo que enfrentarse a la creciente despoblación, además de la sobreexplotación y salinización del suelo. Es un período de declive que se refleja en su literatura pesimista.

Su último rey, Melishipak, perdió el reino a manos de los elamitas, quedando relegados a Isin.

No fue una cultura muy avanzada, pero tuvo gran estabilidad durante un largo período de tiempo.

 

VOCABULARIO TEMÁTICO

 

•  Sumuabum- Primer rey de la Lista Real de Babilonia, posiblemente amorreo

•  Marduk- dios hijo de Ea, que se rebela contra los demás dioses haciéndose dios supremo. Casi monoteísmo en la época de Hammurabi.

•  Esagila- Templo de Marduk durante la época de la Babilonia casita.

•  Hammurabi- Sexto rey de la I dinastía amorita. Esplendor cultural, expansionismo territorial y Código de Leyes.

•  Elam- Estaba situado en el actual Irán. Se trata de una meseta rodeada de montañas, una región en la Antigua Mesopotamia.

•  Samsu-Iluna: Sucesor de Hammurabi, que tuvo que hacer frente a una crisis interna, a las incursiones casitas y a varias sublevaciones.

•  Samsuditana: rey de Babilonia, amorita, con el que se dio el golpe final a la dinastía.

•  Casitas: III dinastía de Babilonia, creada por una tribu procedente de los Zagros. Crearon monarquía feudal y aceptaron cultura babilónica.

•  Shakkanakku: gobernadores de la ciudad-estado de Mari en el III milenio a.C.

•  Wakil Amurri: Capataz de los Amoritas, en la época paleobabilónica

•  Ilkum: concesión de tierras que implicaba unas contraprestaciones del favorecido.

•  Redum: campesino que servía al ejército.

•  Sukallu: primer ministro en la época casita.

•  Quipu: cuerdas con nudos que servían para llevar la contabilidad. Eran verdaderos documentos.

•  Awilum: hombre libre, ciudadano de clase alta, en la época Paleobabilónica.

•  Mushkenum: hombre pobre, opuesto al awilum en la época Paleobabilónica.

•  Wardum: esclavos con personalidad jurídica en la época Paleobabilónica.

•  Tamkarum: Mercader, posiblemente banquero, de la época Paleobabilónica.

•  Sabitum: dueña de una taberna y pequeña comerciante.

•  Enuma-Elish: poema de la Creación , como parte de los mitos acadios.

•  Zarpanitu: esposa de Marduk, dios de Babilonia, en la época casita.

•  Zigurat: monumentos que surgen en la III dinastía de Ur, cuya finalidad es estar más cerca de los dioses.

 

Bibliografía utilizada:

.  Sanmartín, J y Serrano, J.M. Historia Antigua del Próximo Oriente, Mesopotamia y Egipto.

.  Pérez Largacha, A. Historia Antigua de Egipto y Próximo Oriente.

.  VVAA. Manual de Historia Universal. Tomo II. Antiguo Oriente.

.  González Wagner, C. Temas del Curso Superior de Egiptología (IVCH) referentes a Historia del Antiguo Oriente.

•  Vázquez Hoys, A. Historia del Mundo Antiguo y Próximo Oriente.

 

Marta Gracia Pérez Torres

Registrado en la propiedad intelectual. Puede utilizarlo citando la fuente.

 

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual