Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 

LA ÉPOCA DE AMARNA

TUTANJAMON

 

©Máscara de Tutanjamón. Museo de El Cairo

 

 

Existen muy pocos datos sobre la vida y el reinado de este faraón, aunque ha llegado a ser uno de los más conocidos de la historia, gracias al descubrimiento de su tumba, y de los grandes tesoros que guardaba en ella.

 

No se sabe exactamente el año y lugar de su nacimiento, aunque fue en el siglo XIV AC. Parece improbable que fuera en Ajetatón, ya que no ha parecido allí ninguna referencia a un príncipe, y sí muchas a las princesas, hijas de Ajenatón.

 

Nos puede dar una pista el saber dónde está enterrada Maia, su nodriza, cuya tumba apareció en Menfis. Es muy probable que viviera allí y lo criada en esta ciudad.

 

Respecto a sus padres, sigue siendo un gran misterio, a pesar de las numerosas pruebas que le han hecho a su momia a través de los años. Algunos egiptólogos creen que el faraón niño era hijo de Ajenatón, y una esposa secundaria llamada Kiya.

 

Otros piensan que Tutankamón era hijo de Amenhotep III y Tiy, y en consecuencia, hermano de Ajenatón. Cabe resaltar que en la tumba de Tutanjamón apareció un pequeño sarcófago con un mechón de pelo de la reina Tiy, por lo que, de una u otra forma, debió estar muy unido a ella.

 

Lo que si está claro es que era de sangre real, como se desprende de un relieve de Ashmunein: "El hijo del rey, de su cuerpo, su amado Tut-Ank-Atón".

 

 

 

©Piezas del tesoro de Tutanjamón. Museo de El Cairo.

 

Es muy posible que desde Menfis fuera llevado a Ajetatón, donde sería educado como Tutanjatón (viva imagen de Atón, título con el que también se conocía a Amenhotep III).

 

Aproximadamente a los 9 años de edad, se casó con Anjeseepaton, la hija de Ajenatón y Nefertiti, unos años mayor que él.

 

©Silla con imagen de Tutanjamon y Anjesenamon. Museo de El Cairo

 

En la época en que vivió este rey, Egipto era muy rico. Se exportaban piedras preciosas y metales nobles de todas las regiones cercanas. Años antes, Ajenatón había abandonado el culto a Amón y otros dioses, cerrando templos, expulsando a los sacerdotes, perseguido la religión politeísta y creado una nueva ciudad, Ajetatón, el "Horizonte de Atón".

 

Hacia el año 1.333 AC., Tutankatón fue coronado rey de Egipto, contando, aproximadamente, con sólo 9 años de edad. En esta época, Egipto estaba en guerra contra los hititas en las fronteras del norte. Los detractores del rey le echaban la culpa al atonismo, que hizo que el rey se descuidara de los asuntos exteriores.

 

La corrupción estaba presente en todo el país, llegando a cobrar impuestos insoportables y confiscando bienes de quienes no los podían pagar. En medio de este panorama, Tutanjatón empezó su reinado. Posiblemente fuera elegido por grupos que tenían la intención de manipular al rey para cumplir sus propósitos. Se trataba de un niño que no era consciente de la situación.

 

Bajo presión de los sacerdotes de Amón, restableció el culto a este dios, reabrió y restauró los templos abandonados, devolvió sus riquezas y privilegios a los sacerdotes y cambió su nombre y el de su esposa por los de Tutanjamón y Anjesenamón.

 

Todo este proceso se llevó a cabo rápidamente, hacia el tercer año de su reinado. Prueba de ello es la "Estela de la Restauración", que se encuentra en el Museo de El Cairo, en la que está redactado el edicto, por el que se restaura el culto a Amón y todas las acciones citadas anteriormente.

 

La mayor parte de los seguidores de Atón cambiaron sus nombres por otros relacionados con Amón, y empezaron a abandonar la ciudad del Horizonte de Atón. Tutanjamón se traslada con su esposa a Tebas.

 

Seguían siendo dos niños, por lo que, desde el principio, fue asesorado por Ay, primer ministro ya en los tiempos de Ajenatón, por Horemhab, comandante jefe del ejército, y por Maya, tesorero real que logró sacar al país de la ruina.

 

En conmemoración de la restauración, Tutanjamón celebró una fiesta Opep, en la que pasaba de ser rey-niño a ser dios-viviente.

 

Entre los objetos hallados en su tumba, hay varios que lo relacionarían con la caza y el deporte, hecho poco probable si suponemos que debía tener alguna anomalía en las piernas, pues también se hallaron un gran número de bastones. Se han hallado también en la tumba, muestras de escenas de intimidad de Tutanjamón y Anjesenamón. Según Carter, a la luz de estas pruebas: "…Todo esto nos permite verle como un ser humano, repleto de vida…"

 

 

©Cofre del tesoro de Tutanjamón. Museo de El Cairo.

 

Al mismo tiempo, el ejército, dirigido por el comandante Horemhab, emprendía una campaña para combatir y conquistar los pueblos hitita, nubio y beduinos de Asia, resultando victorioso en todas ellas.

 

Todo volvía poco a poco a la normalidad. No existen datos concretos del resto del reinado, hasta su muerte. En el octavo año del reinado, Tutanjamón muere a los 18 años, sin dejar herederos. Fue enterrado apresuradamente en una tumba sin terminar.

 

Su tumba fue encontrada por Howard Carter. En noviembre de 1.922, tras años de investigaciones infructuosas, el equipo de Carter encontró accidentalmente el primer escalón de la escalera de entrada a la tumba de Tutanjamón. Llegaron a una puerta son un sello real, y al hacer un agujero vieron que la tumba estaba casi intacta, con un gran tesoro en su interior.

 

 

 

©Piezas del tesoro de Tutanjamón. Museo de El Cairo.

 

 

Se trataba de una tumba hecha apresuradamente, sin decorar, exceptuando las pinturas de la cámara del sarcófago.

 

Se encontraron numerosas piezas y joyas que formaron su ajuar funerario, y en la cámara del sarcófago, un grupo de cuatro aposentos funerarios, uno dentro de otro. En el centro de estos aposentos, un sarcófago cuadrado que contenía tres ataúdes, y dentro del mismo, la momia con la máscara mortuoria. Entre los linos que envolvían a la momia, encontraron más de cien piezas de joyería.

 

©Ataudes de Tutanjamon. Museo de El Cairo.

 

Se ha especulado mucho sobre las causas de la muerte del rey. Recientemente se han hecho estudios sobre este hecho, desde el punto de vista médico, egiptológico e incluso policial.

 

Algunos estudiosos creen que pudo morir por una septicemia provocada por la picadura de un insecto, basándose en la cicatriz que tiene la momia en la mejilla (Grez Cooper y Mike King, investigadores americanos). Otros creen que pudo morir de una caída, ya que presenta un golpe en la cabeza, y el rey tenía problemas óseos y de columna (Ernst Rodin).

 

Richard Boyer, radiólogo que estudió las radiografías de Tutanjamón, nos cuenta que padecía de escoliosis, tenía las cervicales soldadas, lo cual produce rigidez cervical, y deformación en los pies. Esta teoría viene reforzada por los bastones encontrados en su tumba, así como la representación en la "Estela de los Enamorados en el jardín". Podría tratarse del síndrome de Klippel-Feil.

 

Pero la teoría que ha estado más tiempo extendida era que el rey fue asesinado, aunque no se tengan pruebas concluyentes, y recientes estudios hayan negado dicha afirmación.

 

La primera prueba realizada a la momia tras abrir el sarcófago, fue la autopsia que llevó a cabo Douglas Derry, el 11 de noviembre de 1.925. Fue retirando vendajes contándolos con un escarpelo, y sacando las pequeñas joyas y amuletos guardados entre ellas. Fue en esta autopsia donde se le descubrió la anteriormente citada marca en la mejilla. Según esta autopsia, el estado de conservación de la momia era bastante malo, posiblemente a haberle realizado un vendaje húmedo. Ernst Rodin observó que el cuerpo del rey estaba recubierto de muchos ungüentos y perfumes, también probablemente para eliminar el mal olor de la descomposición. Su teoría es que el rey moriría de una caída de su carro, y que lo encontraran varios días después. Esto es prácticamente imposible, ya que no es probable que el rey saliera solo.

 

En 1.969, Ronald G. Harrison realizó la primera radiografía a la momia, descubriendo un coágulo de sangre en la base del cráneo, y un fragmento de hueso desprendido dentro del mismo, lo que le llevó a presumir que Tutanjamón murió de un golpe en la cabeza, aunque sin tener pruebas determinantes de que fuera asesinado.

 

Los mismos Douglas Derry y Ronald G. Harrison, realizaron pruebas a dos pequeños fetos encontrados en la tumba del rey (niñas de cinco y ocho meses de gestación respectivamente). Las radiografías de Harrison sacaron a la luz que ambos padecían escoliosis, y uno de ellos espina bífida.

 

En 1978, J.E. Harrys, de la universidad de Michigan, volvió a someter a la momia a un estudio por rayos X.


En 2.005, se han vuelto a realizar pruebas a los escasos restos de la momia del rey, para intentar esclarecer las causas de la muerte del faraón niño, el único rey de Egipto conocido cuyo cuerpo sigue descansando en el Valle de los Reyes.

 

Estas pruebas han consistido en un C.T. Scanning, prueba no invasiva que realiza un examen en tres dimensiones, sin necesidad de mover al sujeto examinado. Han sido llevadas a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de El Cairo, teniendo como jefe de equipo a Zahi Hawass, Secretario General del SCA.

 

El equipo ha llegado a la conclusión de que el rey no fue asesinado. No detallan la causa exacta de la muerte, aunque especulan con que pudo ser por una infección causada por una fractura en el fémur. Caso cerrado…

 

Pero seguirán corriendo ríos de tinta sobre este tema, ya que quedan muchos datos en el aire y, para muchos científicos, no están claras las pruebas aportadas.

 

¿Dejarán descansar en paz al fin a Tutanjamón?

 

Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual